miércoles, 17 de abril de 2013

EL ARCÁNGEL MENSAJERO

EL ARCÁNGEL MENSAJERO



No me lo van a creer pero en la aldea también existe el apellido Arcángel y pertenece a una familia campesina muy pobre; sus retoños varones cursaron la primaria con mucho sacrificio y las mujeres Arcángel desde su tierna infancia ocuparon cargos de sirvientas en las casas de las familias acomodadas. Esta es otra vaina que siempre me molestó porque por esos años a las muchachas del servicio domestico jamás se les pagaba un salario; decían las señoronas que el techo, la alimentación y un vestidito al año eran pago suficiente. No está por demás contar que la ropa que les daban era la que las niñas de la casa ya no usaban.
En mi pueblo todo tenía  una sola representación: un banco, una iglesia, un estanco de licores, una pequeña plaza en el centro y una oficina de correos que prestaba también servicio de teléfono (este también era un solo aparato para todos). Como casi nadie llamaba, ni falta que les hacia porque del pueblo solo se iban los muertos y eso para el cementerio, entonces una persona se encargaba de correo, teléfono y telégrafo. Pero llegó la guerra de Corea y algunos soldados pertenecientes al pueblo fueron con el batallón Colombia a esas lejanías y enviaban cartas; unos no regresaron y se radicaron en otros países; ahí nos dimos cuenta para que servía esa bendita oficina.
La señorita Inés Baquero, hija de don Abraham, el del cuento del seno, era la telefonista y cuando empezaron a llegar cartas y encomiendas de ultramar se pegó una enredada de los demonios porque, además, llegaron paquetes y giros de dinero, amén de llamadas desde y para la capital, o sea que empezó a justificar el miserable sueldo que le pagaban por no hacer nada. El alcalde en medio de su sabiduría y religiosidad, y pensando en los enviados de Nuestro Señor, tuvo la idea genial de nombrar uno de los jóvenes de la familia de nuestro relato, de manera que el mío es de los pocos pueblos en la historia que ha tenido su propio Arcángel Mensajero del señor, ¿O no?


Edgar Tarazona Angel 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada